September 2020
Stewardship and Abundance

Creación de mayordomía durante todo el año con intercambios sagrados

En el principio Dios creó todo. Y Dios vio que todo era bueno. ¡Y es bueno! Es increíble que Dios creó todo ex nihlo: de la nada. Me pregunto con cuánta frecuencia nosotros los que redactamos y publicitamos la campaña anual de mayordomía nos sentimos como que estamos tratando de crear algo de la nada.

Luchamos con las campañas de mayordomía y muchos consideran que el otoño es una época del año temible. Nadie quiere liderar la campaña y la mayoría probablemente no planifica con anticipación. Pocos de nosotros cantamos y bailamos como Miriam después de haber cruzado el mar Rojo cuando recibimos la carta, la llamada telefónica o la visita personal que nos invita a donar. La mayoría de nosotros probablemente piensa que está donando todo lo que puede y que no puede crear más. Equipos de parroquias se esfuerzan en obtener mayores resultados de mayordomía todos los años: más promesas de donaciones, más dinero o promesas de mayores donaciones. La concentración tiende a estar solamente en el dinero.

El dinero no es la única moneda que sostiene a nuestras comunidades de fe

Sí, Dios nos bendijo con esta moneda, algunos más o menos que a otros. Todos estamos invitados a donar dentro de nuestras habilidades, incluso hasta donar el 10 por ciento de nuestros ingresos. Y ahora nos encontramos en medio de una pandemia mundial, una crisis económica, divisiones raciales y políticas que dañan nuestro bienestar, y como si eso fuera poco, desastres ecológicos. Dios nos ha bendecido con: el Liderazgo con Gentileza, las Relaciones, la Verdad, el Tiempo y Lugar y el Bienestar, pero por lo general no cosechamos las bendiciones de ellas.

En Holy Currencies: Six Blessings for Sustainable Missional Ministries (Intercambios sagrados: Seis bendiciones para los ministerios misioneros sustentables),Eric H.F. Law ilumina y nos ayuda a ver los otros cinco intercambios sagrados. El liderazgo con gentileza es la habilidad de emplear destrezas, herramientas, modelos y procesos para crear entornos amables entre miembros existentes y externamente con no miembros. El intercambio de tiempo y lugar es el tiempo remunerado y voluntario que los líderes ofrecen al ministerio de la Iglesia, y las propiedades desde las que opera el ministerio eclesiástico, junto con otras propiedades del ministerio eclesiástico o a las que se tiene acceso. El intercambio de relaciones significa las redes internas y externas de conexiones mutuamente respetuosas que tienen los líderes y miembros de una iglesia o de un ministerio eclesiástico. El intercambio de la verdad es la habilidad de expresar individual y corporativamente la verdad global/holística, tanto internamente (denominación eclesiástica) como externamente (vecindario/localidad/nación). El intercambio del bienestar es el estado de estar sano física, social, económica, ecológica y espiritualmente dentro de un ministerio eclesiástico, del vecindario, la localidad/ciudad la nación o la tierra, especialmente como resultado de un esfuerzo deliberado. Cuando estos intercambios fluyen, se regeneran y recirculan, formamos un ministerio misionero sustentable.

La estrechez de mira conduce a la trampa de escasez

Muchos líderes eclesiásticos, ahora más que nunca, concentramos una gran parte de nuestra atención en las finanzas, en el edificio y el pastor. Nos preguntamos: “¿Vamos a poder cumplir con nuestro presupuesto?” Si el ingreso de nuestra iglesia no cumple con el objetivo, “¿cómo podemos hacer que la gente done más durante la segunda mitad del año?”. También nos preguntamos cómo hacer mejoras de capital, especialmente en emergencias. Este es un tipo de estrechez de mira.

La estrechez de mira en el dinero y el edificio puede conducir a que se ignoren otras monedas que puedan ayudar a los líderes de las iglesias a tomar decisiones acertadas para la sustentabilidad a largo plazo. Así es como las iglesias caen en la trampa de la escasez: cuando más se obsesionan por el dinero y el edificio, más se estrecha el punto de mira y más se ignoran las opciones. Tomamos decisiones sin el beneficio pleno de las monedas de verdad, relaciones, bienestar y liderazgo con gentileza. Estas decisiones, a su vez, pueden causar que el panorama financiero de la iglesia empeore porque todas las monedas no están fluyendo y recirculando. Si no fluyen, se estacan y pudren, de esta manera, el ciclo de escasez continúa.

La mayordomía de todos los intercambios de Dios es importante para la misión y el ministerio sustentable

Una de las imágenes bíblicas de nuestro papel en la creación de Dios es la de un mayordomo a quien pusieron a cargo de la casa. (Marcos 12;33-37). Debido a que no sabemos cuándo regresará el dueño, estamos obligados, como mayordomos, a permanecer alertas. En cualquier momento podremos tener que rendir cuentas sobre lo que se puso a nuestro cargo. Este estado de alerta no debe estar limitado a una época del año específica. Debemos evitar centrarnos solamente en el dinero, porque hacerlo puede reforzar nuestra estrechez de mira. Trate de recordarle a los miembros de su comunidad que sean buenos mayordomos de todo lo que Dios nos ha dado: tiempo, lugar, liderazgo con gentileza, relaciones, verdad y bienestar.

Así que tenemos una opción sobre lo que hacemos con los recursos sobre los que tenemos control. Podemos optar por aferrarnos a ellos y dejar que se pudran o emplearlos en causas todavía más divisivas y destructivas o podemos optar por dejarlas fluir de maneras vivificantes, decidoras de la verdad, formadoras de relaciones y mejoradoras de la comunidad. Es la circulación de estas monedas lo que les confiere valor. Las seis deben fluir para que un ministerio sea sustentable y misionero. La circulación de las monedas se debe repetir para reabastecer lo que se gastó, para que el ministerio pueda ser regenerativo.

Intercambios sagrados los 365 días del año nos pueden mover a ver la abundancia de Dios, incluso en estos tiempos

En el Holy Currencies: Stewardship365 Curriculum (el curriculum Intercambios Sagrados: Plan de Mayordomía365) hay ejercicios para todas los intercambios sagrados que se pueden emplear para mantener la mayordomía activa durante todo el año. Úselos para interrumpir la estrechez de mira que perturba a los miembros y recuérdeles lo que es importante: dejar fluir la verdad, ejercitar el liderazgo con gentileza, formar redes de relaciones, fomentar el bienestar, compartir nuestros espacios e invertir nuestro tiempo. Emplee diversas actividades en las que pueda participar la feligresía, tal vez una vez por mes, para recordarles a todos que pueden optar por cultivar estas monedas hacia lo santo y hacia crear una comunidad sustentable todos los días de nuestras vidas.[1]
Mayordomía365 permite que las feligresías descubran tiempo y talento todo el año y que se interrumpa la estrechez de mira en el tesoro, las cosas que estamos almacenando aquí en la tierra, a las que nos estamos aferrando, que pensamos nos las hemos ganado. Eso es vivir con una actitud mental de escasez.

Podemos vivir de otra forma. Podemos dar y recibir de otra forma. Podemos cambiar nuestra actitud mental, poniéndola patas arriba como las mesas de los cambistas en el Templo y vivir en y con la abundancia de Dios. Podemos vivir de otra manera si miramos a nuestro alrededor y notamos lo afortunados que somos en crear conjuntamente con Dios, ahora mismo, incluso en medio de una pandemia, una crisis económica, un desastre ecológico y divisiones políticas.

Bill Cruse es un sacerdote episcopal que se desempeña actualmente en la Diócesis de Newark, Nueva Jersey. Es Asociado Senior y Director Regional Oriental del Kaleidoscope Institute. Originariamente de Ohio, ahora divide su tiempo entre la zona metropolitana de la Ciudad de Nueva York y las Montañas Blancas de New Hampshire. Su vocación incluye cultivar ministerios misioneros sustentables, capacitar contra el racismo y desarrollar competencia intercultural.

Para obtener información sobre vivir y hacer fluir la abundancia con la que nos bendijo Dios, visite Kaleidoscope Institute’s Stewardship365 web page.

Recursos:

[1] (Pasaje modificado del Capítulo 1 de Holy Currencies: Six Blessings for Sustainable Missional Ministries y el Capítulo 8 de Holy Currency Exchange, ambos redactados por Eric H. F. Law)

  • 1. 1
This article is part of the September 2020 Vestry Papers issue on Stewardship and Abundance