September 2022
Stewardship in a New World

Cuestionando la mayordomía

En 2010, presenté un taller sobre prácticas de mayordomía cristiana en Hendersonville, Carolina del Norte. Esta presentación tuvo lugar en Nuevo Amanecer, una conferencia para episcopales latinos realizada casi en su totalidad en español. Los aproximadamente doce asistentes que se reunieron en la sala de conferencias ese día eran líderes laicos y del clero de feligresías de habla hispana.

Estaba allí para presentar la forma en que la mayoría de las feligresías tradicionales realizan la recaudación anual de fondos, prácticas sustentadas en la teología de la mayordomía, en la que todos los cristianos están llamados a ser mayordomos de todo lo que Dios nos ha dado. Sin embargo, a las pocas diapositivas me di cuenta de que varios participantes parecían escépticos y perplejos.

Finalmente, uno de los asistentes me explicó que la palabra española que yo utilizaba para mayordomo (en inglés steward) tenía asociaciones negativas en su lugar de origen y que él nunca querría ser mayordomo. En Bolivia, por ejemplo, los mayordomos eran los capataces que habían explotado a gente como él y su familia, el administrador de la propiedad/empresa que empleaba la violencia para exprimir cada céntimo que podía de la sangre y el sudor de sus trabajadores. Hubo asentimientos en la sala cuando la gente reconoció que "mayordomía" era un término peculiar para admirar, ya que estaba tan estrechamente asociado con la explotación y la injusticia.

La temporada de la mayordomía

Al comenzar la "temporada de la mayordomía", soy consciente de que para algunos este período es el único momento en que las iglesias episcopales predican y enseñan sobre el dinero. Sin embargo, experiencias como las anteriores -así como nuevas exploraciones sobre quiénes eran los mayordomos en los Evangelios- me han llevado a cuestionar la mayordomía como forma de describir la relación fiel con la abundancia de Dios.

En efecto, quienes promueven la mayordomía deben luchar con el hecho de que los mayordomos son presentados frecuentemente como personajes moralmente sospechosos en los Evangelios. En varios relatos, los mayordomos son lo contrario de la escandalosa generosidad de Jesús y están estrechamente relacionados con el dominio, la explotación y la injusticia. Es un mayordomo, por ejemplo, quien en las bodas de Caná (Juan 2:1-12) critica a Jesús por guardar el vino bueno para el final. Al principio de la parábola del mayordomo injusto (Lucas 16:1-13), un mayordomo bueno y fiel se está aprovechando de la tierra y de la gente de su amo.

Mientras que el mayordomo cuenta habas, Jesús transforma el agua en vino. Mientras que un mayordomo se aprovecha de la tierra y de la gente, Jesús alaba al que cancela las deudas de los pobres.

Por lo tanto, lucho con la doctrina de la mayordomía. Esta lucha llegó a su punto álgido durante la pandemia de la COVID-19, cuando observé cómo la iglesia y la sociedad abordaban la enfermedad, una nueva ola de pobreza mundial y las crecientes desigualdades entre ricos y pobres. Esto me impulsó finalmente a reflexionar y escribir sobre lo que Jesús tenía que decir sobre la riqueza, la pobreza y la mayordomía. Y al final, encontré esperanza en la parábola de Jesús sobre el mayordomo injusto (Lucas 16:1-13).

Una crítica bíblica

La parábola del mayordomo injusto ocurre en una vasta finca agrícola, en la que un terrateniente y su administrador de la propiedad/empresa, el mayordomo, habían sometido a los trabajadores a formas de servidumbre por deudas. Los eruditos bíblicos han señalado que el mayordomo aquí era probablemente un "primer esclavo", o un hombre que había sido liberado de la esclavitud con el propósito de servir como capataz y supervisor de los otros esclavos, jornaleros y agricultores arrendatarios que trabajaban la tierra.

Un día, el rico terrateniente sospecha que el mayordomo ha dilapidado su riqueza. Antes de que se pueda presentar ninguna prueba o defensa, el terrateniente despide al mayordomo, momento en el que éste entra en pánico y elabora un plan de supervivencia después de que la noticia de su despido sea ampliamente conocida.

Su plan de supervivencia es curioso. Mientras que antes el mayordomo había extraído riqueza de aquellos a los que había supervisado, el mayordomo comienza ahora a hacer fluir la riqueza de su amo a la inversa. Lo hace utilizando esa riqueza para cancelar las deudas de los esclavos, jornaleros y agricultores arrendatarios que estaban en deuda con el amo. Los eruditos bíblicos han señalado que estas deudas eran tan grandes que probablemente eran las deudas de pueblos enteros. El mayordomo hace esto con la esperanza de ser acogido en las casas de estos jornaleros después de haber sido despedido de su función.

Sorprendentemente, la decisión del mayordomo de utilizar la riqueza del terrateniente para cancelar las deudas acaba siendo alabada tanto por el amo como por Jesús. Jesús concluye esta parábola pareciendo elogiar la inmoralidad fiscal en una línea que ha dejado perplejos a los intérpretes durante milenios: »Les aconsejo que usen las falsas riquezas de este mundo para ganarse amigos, para que cuando las riquezas se acaben, haya quien los reciba a ustedes en las viviendas eternas. » (Lucas 16:9). A continuación, Jesús afirma que, al igual que el mayordomo, todo el mundo debe elegir a su amo en la vida: »Ningún sirviente puede servir a dos amos; porque odiará a uno y querrá al otro, o será fiel a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y a las riquezas.» (Lucas 16:13).

¿Quiénes son entonces los mayordomos y qué es la mayordomía?

Al principio de esta parábola, las acciones del mayordomo son muy explotadoras e injustas. El mayordomo fiel extrae la riqueza de la tierra y de sus trabajadores para maximizar los rendimientos y los beneficios. Sin embargo, el mayordomo solo obtiene seguridad y salvación cuando comienza a enviar el dinero a la inversa, para aliviar las deudas, en un acto de jubileo económico. En esencia, el mayordomo fiel encuentra la salvación en un acto de antimayordomía.

Una crítica teológica

Todo esto puede parecer un juego de palabras, pero la forma en que los cristianos hablamos del dinero es una de las cuestiones más relevantes de hoy en día. Y no soy el único que cuestiona la mayordomía como un buen marco para hacerlo.

Al escribir en la década de 1930, el teólogo estadounidense Reinhold Niebuhr criticó la idolatría del cristianismo tradicional hacia los mayordomos y la mayordomía. En "¿Es ética la mayordomía?", un breve artículo que escribió para el Christian Century en 1930, Niebuhr rastreó los orígenes de la mayordomía hasta la influencia de los líderes empresariales y los gestores de la riqueza en el protestantismo clásico durante la acumulación industrial entre las dos guerras mundiales. Describe la mayordomía como un marco ingenuo que permite a la iglesia evitar plantear las preguntas más difíciles sobre sus fuentes de riqueza, incluidos los medios injustos con los que se hizo dicha riqueza.

Niebuhr da el ejemplo del "hombre de negocios piadoso" que es honesto y generoso, dos virtudes que "le dan la satisfacción de ser cristiano"[1]. Sin embargo, este piadoso hombre de negocios "considera su poder en su fábrica como los reyes de antaño consideraban sus prerrogativas". "Cualquier intento por parte de los trabajadores de obtener una participación en la determinación de la política, en particular la que afecta a su propio sustento, horas y salarios, es considerado por él como un intento de destruir el orden divino de las cosas". La doctrina de la mayordomía no ayuda a este empresario a ver sus obligaciones morales más amplias, sino que solo sirve para "santificar el poder y el privilegio tal como existen en el mundo moderno mediante ciertas concesiones al principio ético".[2]
La crítica de Niebuhr resuena con lo que he observado en los últimos quince años de trabajo para la Iglesia Episcopal, que es la "mayordomía" utilizada para justificar la explotación continua. Ahora he observado personalmente múltiples casos en los que la "sana mayordomía" se convirtió en la justificación para que las organizaciones eclesiásticas no desprendieran sus legados de los combustibles fósiles. En estas conversaciones, ser fieles mayordomos de los activos de la organización significaba ante todo maximizar los rendimientos, sin importar la explotación de la tierra y de los pobres.

Niebuhr concluye su artículo insistiendo en que la mayordomía es un marco inadecuado para la forma en que la iglesia habla y piensa sobre el dinero. "No hay una iglesia entre mil en la que los problemas morales de nuestra civilización industrial se discutan con suficiente realismo desde el púlpito como para impulsar al propietario a pensar en su mayordomía en términos de estos derechos legítimos de los trabajadores". Niebuhr desafía a la iglesia a encontrar un enfoque mejor para pensar en la abundancia de Dios, uno que no solo plantee preguntas críticas sobre las fuentes de riqueza, sino que también reconozca "cuán necesarias y, en última instancia, éticas son las restricciones de una sociedad ética sobre la voluntad de poder del hombre y su ansia de lucro".

Por lo tanto, cuestiono la mayordomía como una forma sólida de describir cómo deben relacionarse los cristianos con la abundancia de Dios. Francamente, no veo mucho en la vida de Jesús o en los Evangelios que nos invite a ser astutos administradores de la riqueza. Lo que sí veo son repetidas invitaciones a unirnos a lo que el difunto defensor episcopal de la comunidad LGBTQ+, Louie Crew, describió una vez como la "generosidad promiscua" de Jesús, una forma de generosidad tan abierta que escandalizaba no solo a los mayordomos, sino también a los espectadores y a los discípulos.

Por lo tanto, al comenzar la temporada de mayordomía, espero que los líderes religiosos recuerden la notable verdad de la parábola del mayordomo injusto. Al final, el mayordomo gana una nueva vida al liberar la riqueza mal habida de su amo para el pago de las deudas; gana refugio al servir a los que antes había explotado. En otras palabras, este "primer esclavo" elige a qué amo servir, y creo que la Iglesia debe hacer lo mismo. Sobre la mayordomía, Jesús concluye esta parábola: "No se puede servir a Dios y a las riquezas" (Lucas 16.13).

Miguel Escobar es el autor de The Unjust Steward: Wealth, Poverty, and the Church Today (El mayordomo injusto: La riqueza, la pobreza y la Iglesia hoy), un libro que explora el tratamiento de la riqueza y la pobreza, la desigualdad y la justicia económica en la tradición bíblica y teológica de la Iglesia primitiva. Es director ejecutivo de la Escuela Episcopal de Teología en Union y escribe y dirige talleres y conversaciones sobre la compleja y contradictoria relación del cristianismo con el dinero.

Recursos:

  • 1. 4
  • 2. 5
This article is part of the September 2022 Vestry Papers issue on Stewardship in a New World